Formaciónaplica las mejores tecnicas de estudio de oposiciones

Cada vez son más las personas que se deciden a estudiar una oposición, bien porque es la continuación de sus estudios o porque es una salida laboral que les garantiza estabilidad económica en el futuro. No obstante, hay que tener en cuenta que para estudiar un temario tan amplio es necesario contar con adecuadas técnicas de estudio de oposición para ir dando pasos conforme vamos estudiando.

Diferentes técnicas de estudio de oposición

Hay muchas personas que dan consejos para estudiar oposiciones, aunque lo recomendable es seguir los de aquellos que lo han vivido o preparan a alumnos para tal examen. Igualmente, en estas líneas vamos a dejar algunos trucos para estudiar esta prueba, aunque después tiene que aparecer la motivación y las ganas del alumno por querer sacar adelante el examen.

En cualquier caso, es aconsejable contar con distintos métodos de estudio para oposiciones, ya que no solo debemos medir el esfuerzo por un baremo concreto, sino por varios para que el estudio sea más completo. De este modo, dejaremos algunos de estos consejos en las siguientes líneas.

Calcular el tiempo de estudio

Antes de comenzar a estudiar, debemos saber el tiempo que vamos a necesitar para preparar el examen de oposición. De hecho, esta es una de las técnicas de estudio de oposición más importante, ya que sobre ella va a girar el resto de los métodos. Por tanto, hay que ser realistas y definir el tiempo de estudio real que vamos a tener.

Para ello, debemos pensar en los meses que quedan para el examen y cómo vamos a organizar la rutina a partir del primer día de estudio, ya que es algo que debe convertirse en un hábito diario. En número, debemos dedicar al menos el 70 % del tiempo del día para estudiar, aunque podemos hacer descansos para despejar la mente y así abstraernos durante unos minutos de esta rutina.

Hacer un calendario de estudio diario

Una vez que sabemos el tiempo que necesitaremos para poder estudiar todo el temario, es el momento de ser más concretos y marcarnos un objetivo para cada día. Aquí podemos dividir los apartados de los temas en función de los días que tengamos y hacer repasos a final de semana.

Además, siempre debemos dejar unos días de margen antes del examen. No obstante, este calendario debe ser realista, ya que de lo contrario entraríamos en una espiral de frustración nada positiva para la preparación.

Confeccionar mapas mentales

Los mapas mentales sirven de gran ayuda para organizar las ideas. Se trata de ir uniendo conceptos con líneas y formar una especie de árbol en el que cada rama sea una palabra relacionada. De este modo, la memorización resultará más sencilla, ya que gráficamente el cerebro retiene mejor los conceptos, recordando con mayor facilidad estos esquemas mentales.

Marcar con iniciales y números

Estas fórmulas entrarían dentro de las reglas mnemotécnicas, las cuales sirven para recordar datos, nombres o números con métodos como los de las iniciales, la cadena o la conversión numérica. Por ejemplo, el método de las iniciales consiste en formar palabras con las primeras letras de cada palabra de un listado (DAFO – Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades).

El método de la cadena consiste en crear una historia mediante palabras unidas de dos en dos. Esto sirve para recuperar momentos históricos, como por ejemplo los términos Constitución Española y 1978. En tercer lugar, el método de la conversión numérica se aplica con la sustitución de letras por números para así identificar mejor una fecha. Si comenzamos con la letra A como el número 0, la fecha de 1970 correspondería al término ‘BIGA’.

Los clásicos trucos para estudiar oposiciones

Hay muchas técnicas de estudio de oposición que han salido en los últimos años y que resultan efectivas, pero no por ello debemos pasar las fórmulas clásicas, las cuales también brindan unos resultados excelentes.

Subrayar los temas

Es el primer paso que debe darse cuando se tengan los apuntes por delante, ya que esto será el primer resumen de la lectura completa. De esta manera, podemos destacar el grueso del temario en un color y usar otros para las palabras destacadas, las fechas o los nombres de las organizaciones.

Hacer resúmenes

Es una de las mejores formas de memorizar a corto plazo, siendo fundamental un resumen de cada tema y de cada bloque de temas. Esto también ayuda a organizar las ideas y poder repasarlas con mayor facilidad, ya que solo tendríamos que leer lo más importante. Eso sí, los resúmenes deben ser claros y limpios.

Hacer test

Los exámenes cortos son una buena manera de continuar impregnando el cerebro de los conocimientos que hemos leído o subrayado. De este modo, podemos recurrir a los exámenes ya hechos o realizar por nosotros mismos pruebas en función de los temas que hayamos visto hasta el momento.

En resumen, estas técnicas de estudio de oposición son muy efectivas, y lo recomendable es combinarlas junto con descansos y recompensas en forma de tiempo libre para coger más fuerzas para el siguiente día de estudio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

tres + tres =

Publicar comentario