EnfermeríaÚltimas noticiaspeculiaridades del triaje de pacientes como herramienta de planificación sanitaria

El triaje de pacientes es un proceso necesario que se puede explicar sencillamente desde IFSES. A continuación, se va a poder entender por qué es imprescindible el triaje sanitario en algunos servicios, como por ejemplo en Urgencias y ante emergencias sanitarias.

¿Qué es el triaje de pacientes?

El triaje de Manchester es un sistema que permite clasificar pacientes por su nivel de gravedad. Este proceso de triaje de enfermería fue diseñado en los años 90 para priorizar la atención de enfermos críticos que necesitaban intervención sanitaria urgente. El resultado ante el triaje en urgencias en los hospitales españoles tuvo respuestas positivas entre el personal sanitario y las inquietudes profesionales de todos los sanitarios del estado. Se mejoró la atención y la organización de las camas ocupadas.

Este sistema de clasificación de enfermos se lleva usando en España desde el año 2004. El primer hospital en utilizarlo fue el de Ourense. Desde entonces, se ha extendido su práctica a más de 70 hospitales de toda la geografía estatal, lo que ha permitido mejorar en gran medida el método de colocación de pacientes a su llegada a los centros sanitarios en busca de atención que -a ojos de un enfermo-, siempre debe ser inmediata. Ante todo, se debe ser imparcial y actuar con base en la información ofrecida por el paciente.

¿Qué es el triaje en un hospital?

Cuando se comienzan a preparar las pruebas de acceso para ser enfermero interno residente en un hospital, las ayudas son necesarias. Es posible que un estudiante que está introduciéndose todavía en el área sanitaria de la enfermería pueda llegar a preguntarse qué es un triaje en un hospital. Sencillamente es la aplicación de los triajes de Manchester explicados anteriormente. Estos son válidos para pacientes de cualquier edad: desde pediatría hasta la edad adulta. Se ejecuta en 1 o 2 minutos como mucho.

Procesos y fases para realizar un triaje en enfermería

Como se ha explicado, los triajes de enfermería se pueden realizar con pacientes bebés o adultos. Por norma general, se trata de una serie de preguntas bien estructuradas y pensadas con anterioridad, que se utilizan masivamente con cada paciente. De esta manera, se logran unos resultados uniformes que permitan tomar decisiones más justas para la prioridad de la atención sanitaria. Por lo tanto, el tiempo invertido en el proceso total no debe superar de ningún modo los dos minutos de dedicación por paciente.

Los pasos necesarios para realizar un triaje en un hospital son:

  1. Comprensión del problema que ha llevado al paciente a solicitar ayuda sanitaria.
  2. Recaudación de la información aportada por el paciente.
  3. Análisis rápido de las causas expuestas en el punto 2.
  4. Evaluación de las alternativas y respuestas posibles para ayudar al paciente de la mejor manera posible con los recursos con los que se cuentan en el hospital y las aplicaciones habilitadas en ese momento.
  5. Aplicación y puesta en marcha de la alternativa decidida como mejor opción para evitar el colapso sanitario.
  6. Comprobación de que se ha tomado una buena solución y que la aplicación de la opción escogida resuelve adecuadamente el problema.

Este sistema permite acelerar el trato al paciente de forma eficiente

Como se puede observar, se trata de un trabajo de agilización de procesos, más propio de la administración que de la enfermería. Sin embargo, este sistema permite de forma eficiente acelerar el trato al paciente. De hecho, el sistema Manchester se realizó para clasificar las emergencias según niveles, tipos de urgencia y acciones a llevar a cabo. Estas son:

  • Nivel 1: atención inmediata. Le corresponde el color rojo y la intervención debe ser resucitar al paciente.
  • Nivel 2: atención en un máximo de 10 a 15 minutos de espera. Le corresponde el color naranja y el paciente necesita atención de emergencia.
  • Nivel 3: atención en un máximo de 60 minutos. Le corresponde el color amarillo y el paciente necesita atención de urgencia.
  • Nivel 4: atención con una espera máxima de 2 horas. La corresponde el color verde y el paciente se clasifica como una urgencia menor.
  • Nivel 5: atención con una espera de hasta 4 horas. Le corresponde el color morado y el enfermo se considera libre de urgencias.

Esta escala para clasificar urgencias de pacientes tiene en cuenta hasta 52 causas que pueden haber llevado a una persona enferma a visitar un hospital. Por lo tanto, se dispone de un amplio rango de opciones para poder encuadrar al paciente en un nivel y exigir una asistencia médica en el tiempo limitado. Por supuesto, siempre que sea posible, los tiempos de espera pueden ser menores. Esto permitirá que menos personas se encuentren a la vez en el centro hospitalario.

En conclusión, hay mucho que estudiar en el triaje de pacientes para mejorar la asistencia sanitaria en todos los hospitales. Especialmente, en el servicio de urgencias, pero también en otras áreas críticas de los centros hospitalarios, como las UCI o las UVI.

¡Haz clic para valorar el contenido!
(Votos: 3 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario