Enfermeríadescubre las funciones de una enfermera en un centro de salud

¿Qué hace una enfermera en un centro de salud? Partimos de la base de que un profesional de la salud debe estar cualificado para desempeñar sus tareas de una forma óptima. Debe atender a las circunstancias de cada paciente y saber enfrentarse a posibles situaciones de adversidad. Las funciones de una enfermera en un centro de salud son amplias y requieren de una formación específica, no solo en el campo de la salud, sino también a nivel empático y socio-cultural.

8 Funciones de una enfermera en un centro de salud

La enfermera adquiere una serie de destrezas durante su formación que podrá desempeñar en su campo de trabajo. Este consiste en una gama de funciones que están especialmente diseñadas según las necesidades del centro de salud y sus usuarios. Desde el papel más conocido (el cuidado directo y visible del paciente) hasta labores de administración y apoyo emocional al familiar.

Ayudar a los usuarios en su proceso de tratamiento o recuperación

La enfermera de un centro de salud tendrá como uno de sus principales objetivos la administración del tratamiento correspondiente pautado por el médico. Este deberá atender a los horarios, frecuencias y medidas del mismo. También será encargada, de forma exclusiva o compartida, de la aplicación de tratamientos físicos. Estos pueden ser masajes, estiramientos, flexiones de extremidades, con el fin de agilizar la recuperación o lograr -en la medida de lo posible-, la mejoría de la situación del paciente.

Seguimiento de la evolución o involución del paciente

Otra de las funciones de una enfermera en un centro de salud es la comunicación del proceso experimentado por el paciente durante su estancia en el centro de salud. Esta labor es de indiscutible importancia, ya que orientará al médico ante la continuación o cancelación de un tratamiento o un alta médica.

Lograr la máxima capacidad de autocuidado de los pacientes

La enfermera también tendrá por objetivo lograr que los pacientes puedan ser autónomos respecto al desarrollo de sus propios cuidados diarios, con vistas a conseguir una mayor independencia para el momento del alta. Un paciente autónomo se sentirá más seguro de sí mismo y permitirá más descanso a las personas encargadas de su cuidado.

Preservación de la seguridad

Las circunstancias en un centro de salud pueden ser adversas por muchos motivos. Especialmente, a sabiendas de que es un lugar en el que se ofrece asistencia física y psicológica. Existe una predisposición a alteraciones del comportamiento que puedan derivar en conflictos y desencuentros.

Por ello, la enfermera debe estar preparada para afrontar este tipo de situaciones y saber exactamente cómo actuar. Sobre todo, debe hacerlo ante un paciente que pueda haber reaccionado de forma inadecuada, afectando al personal u otros usuarios. La preservación de la seguridad es básica para el bienestar del personal del centro y quienes lo frecuentan.

Apoyo al cuidador

La enfermera también tendrá la labor de ofrecer los cuidados necesarios a los usuarios que lo requieran en momentos en los que su cuidador habitual no pueda hacerlo. Deberá enseñar al cuidador a desarrollar cada tarea de la forma más sencilla y rápida posible, aumentando la satisfacción de todas las partes.

Apoyo psicológico al familiar

En este punto es necesario hacer ciertas aclaraciones. No se hace referencia a una suplantación de la labor de los profesionales de la psicología, sino a la consciencia que debe tener la enfermera. Deberá comprender las circunstancias que están teniendo lugar en la vida del usuario y de sus allegados.

Por ello, una enfermera debe empatizar y facilitar la experiencia de todas las partes, así como comportarse de forma adecuada y profesional, sin dejar de lado la sensibilidad que esta profesión requiere.

Monitoreo de los acontecimientos

La enfermera será la encargada de gestionar la información que emana de los usuarios, traspasándola a las bases de datos habilitadas para ello. Con este trabajo, se podrá hacer seguimiento de todo el historial sanitario del usuario. Esta labor, además de su valor intrínseco, podría suponer el diagnóstico primario de enfermedades, prevención de estas y tratamientos adecuados a las circunstancias psicosomáticas del usuario. En definitiva, constituir una fuente fidedigna para la organización y desempeño adecuado del centro de salud.

Labores pedagógicas

Como profesional formado en la salud, la enfermera se encargará de difundir y enseñar la información que pueda beneficiar a los usuarios a nivel sanitario. Las buenas costumbres y los malos hábitos deben ser aprendidos por todos para lograr equilibrio y fomentar la responsabilidad. Una enfermera deberá desmentir bulos y propagar información correcta, veraz y contrastada.

Estas son algunas de las funciones de una enfermera en un centro de salud que más se dan en el día a día. Su desarrollo se debe a años de experiencia y crecimiento del sector sanitario. Sin embargo, todas las funciones de una enfermera en un centro de salud pueden verse alteradas en base a las necesidades del centro. Pero lo normal es que dichas funciones suelan mantenerse en esencial con el paso de los años.

¡Haz clic para valorar el contenido!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario