EnfermeríaFormación5 consejos básicos para tu planificación del estudio de oposiciones

La planificación del estudio de oposiciones es una tarea complicada, por eso debemos tener en cuenta muchos aspectos. Algunos necesitarán compaginar un trabajo con el estudio, así que habrá que agendar muy bien los tiempos.

Cómo hacer una planificación del estudio de oposiciones

Saber cómo hacer una planificación de estudio va a marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. En cada oposición la competencia es muy dura, por eso, si damos lo mejor de nosotros mismos, tendremos más posibilidades.

Necesitamos seguir estrictamente 5 pasos, que deberán estar bien delimitados desde el inicio del estudio. Para ello, debemos analizar primeramente nuestra situación habitual, si estamos trabajando o tenemos otras obligaciones. La disciplina es fundamental, así como el control de las horas del día. Tampoco debemos olvidar la necesidad del descanso, tan fundamental para estar al pie del cañón cada día. A continuación, te compartimos 5 consejos básicos para que la planificación del estudio de oposiciones que lleves a cabo sea productiva.

Organiza y estructura el tiempo de estudio

Para contar con una adecuada planificación debemos tener en cuenta el tiempo del que disponemos hasta la oposición. Contar con el temario y conocer todos los apartados que se deben estudiar es fundamental antes de ponernos a estudiar.

Vamos a requerir de una agenda, ya sea clásica o en forma de aplicación para móvil u ordenador. Ver apuntados nuestros horarios de estudio nos servirá para mantener una disciplina. Obviamente, es indispensable nuestra fuerza de voluntad en el cumplimiento de nuestro horario. Por eso, debemos ser realistas en el momento de planificarnos. Hay que tener en cuenta las comidas, las horas de sueño y demás responsabilidades diarias.

Por ejemplo, podemos dividir los temas de la oposición entre los meses que tenemos antes de los exámenes. Dejar un mes antes de la prueba para repasar será una excelente idea, siempre que el tiempo nos lo permita.

Los descansos y la alimentación también son importantes

Aunque desde el inicio nos sintamos capaces de estudiar doce horas diarias sin descanso, sí es preciso realizar pausas. Nuestro cerebro necesita recargarse, con el fin de no saturarnos demasiado pronto. Esto permitirá que evitemos el excesivo estrés, que tan malas jugadas suele ocasionarnos el día del examen.

Intentemos no sobrepasar las dos horas de estudio. Cada este tiempo podemos permitirnos diez minutos de relajación, que usaremos para comer algo saludable. Evitaremos las comidas copiosas o que nos den sueño. Deberemos cuidar el azúcar y los hidratos de carbono, que suelen deteriorar nuestra concentración.

Los diez minutos de pausa nos servirá para movernos un poco. El ejercicio diario es necesario para el correcto funcionamiento de la mente. Caminar un poco e incluso hacer breves ejercicios físicos nos ayudará a mantenernos más enérgicos.

Evitar usar el móvil en los descansos de 10 minutos es crucial para que no perdamos el ritmo de estudio

No hay que descuidar el descanso nocturno, durmiendo entre 7 y 8 horas al día. También estableceremos media hora para cada comida importante, bañarnos o atender nuestras redes sociales. Evitar usar el móvil en los descansos de 10 minutos es crucial para que no perdamos el ritmo de estudio.

Delimita los objetivos semanales que debemos cumplir

Ya tenemos establecidos los objetivos a largo plazo, como es el esquema del temario dividido entre los meses que disponemos. Nos funcionará marcar pequeñas metas semanales, como un incentivo que nos haga ver el avance que tenemos.

Por ejemplo, podemos marcar varios temas a la semana, los cuales debemos tener asimilados al final de la misma. Marcaremos un logro cuando acabemos cada uno, sabiendo que los tenemos bien aprendidos.

En caso de que nos sobre tiempo al final de la semana, lo utilizaremos para repasar. También podemos adelantar temas de la semana próxima. Al llegar a los cinco logros nos premiaremos con una comida especial, por ejemplo.

Aplica técnicas de estudio básicas para tu planificación

Como cada persona es un mundo, a cada quien nos vendrán mejor unas técnicas de estudios que otras. Para la oposición, y en función del tiempo del que dispongamos, tenemos la opción de hacer resúmenes o esquemas. Subrayar es también importante, marcando con color las palabras más importantes, que nos hagan recordar lo crucial de cada frase.

Nos servirá leer en alto, así como utilizar grabaciones de lecciones enteras que oiremos durante la realizaciones de otras obligaciones, si las tenemos.

Sabremos que hemos memorizado correctamente un tema si nos realizamos exámenes periódicos. Para ello, está bien que establezcamos lo que nos resulta más importante o lo que vemos más difícil de aprender.

Incide en el repaso de las materias estudiadas

Repasar es fundamental. Los repasos deben estar marcados en nuestra planificación de estudios. Ya sea al finalizar un tema o, si son cortos, después de estudiar dos o tres. En este aspecto nos daremos cuenta de lo que necesitamos reforzar y en dónde estamos seguros.

El repaso puede ser semanal, así como mensual. Y por supuesto, durante las semanas previas al examen.

Durante la planificación del estudio es necesario tener en cuenta todas nuestras circunstancias. Llevar una buena dieta, el descanso y el ejercicio diario deben formar parte de nuestra agenda. La ayuda de un centro formativo y de preparación en oposiciones puede ser la baza que necesitas para mejorar y potenciar tu estudio antes de afrontar tu examen.

¡Haz clic para valorar el contenido!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario