EnfermeríaFormaciónimportancia de la orientación vocacional en enfermería

La orientación vocacional se ha convertido en un recurso esencial para la búsqueda del futuro profesional. Es una manera de orientar ese futuro a cada perfil y, por tanto, asegurarse de que se está escogiendo el camino correcto.

Para esta orientación vocacional laboral hay que someterse a un proceso psicológico y pedagógico. En este proceso, se ayudará a la persona a tomar una buena decisión en la elección de profesión. Los resultados varían en función de las actitudes, aptitudes y motivaciones de cada estudiante. Por este motivo, los resultados suelen ser exitosos.

Ser enfermera por vocación

En enfermería, la vocación es casi un requisito imprescindible. Se podría decir que ser enfermera no es una mera profesión, sino que además es una forma de vida y una labor social imprescindible. Pueden haber muchos motivos por los que estudiar enfermería, pero lo cierto es que ser enfermera por vocación es uno de los principales.

La importancia de la vocación para ser enfermera

La vocación no es un requisito, ni mucho menos, pero sí es una cualidad que la mayoría tiene al elegir esta profesión. Cuando la decisión es firme, suele ser porque estas aptitudes van implícitas en la persona. Es entonces cuando, además de plantearse qué hay que estudiar para ser enfermera, se plantean cómo convertir esta tendencia en una realidad.

Ser enfermera no es una mera profesión, sino que además es una forma de vida

Las labores de los enfermeros muy pocas veces son rutinarias, sino que es algo muy cambiante. Tiene un componente de labor social, lleva consigo una dedicación de gran intensidad y el trabajo de ayuda a los pacientes es imprescindible. Por eso, además de ser una profesión muy reconocida, debe realizarse con mucha dedicación y cuidado.

La vocación de enfermera es importante por tres motivos:

  • Sentir la necesidad de ayudar a los demás no es algo que se aprenda con el tiempo o se estudie. Es algo con lo que se nace y se siente desde siempre.
  • Hay que tener una gran sensibilidad y empatía. Además de todos los conocimientos que hay que adquirir, estas dos cualidades son muy importantes: saber ponerse en el lugar del otro, como tener tacto en cualquier situación.
  • La profesión, en sí, es muy exigente. Cualquiera podría rendirse ante una pequeña adversidad, pero una enfermera sabrá en todo momento qué es lo que quiere. Este trabajo es mucho más llevadero cuando la vocación de una enfermera es real.

Qué hay que hacer cuando crees que tienes esta orientación vocacional

En primer lugar, hay que conocer a fondo este trabajo. Debes saber en todo momento que se trata de una experiencia muy grata y bonita, pero también muy exigente. Por eso, lo mejor es tener muy claro qué significa ser enfermera y saber en qué consiste esta labor. Esto ayudará a tomar una conciencia mucho más global del trabajo que realizan los distintos profesionales de la enfermería.

Si de verdad te apasiona esta profesión, al conocer todo a la perfección, tendrás aún más ilusión que antes. Serás todavía más consiente de la relevancia que tiene un enfermero en la sociedad.

Testimonios de enfermeras por vocación

Son muchos los enfermeros y enfermeras que confirman lo especial que es sentir esta inclinación en el trabajo, aunque también fuera de él. Ir por la calle y darte cuenta de que alguien se ha desplomado en el suelo, correr hacia él y ayudarlo también es vocación. De hecho, esa es la auténtica.

Sentir que hay que ayudar a alguien como sea, aunque no se esté en el lugar de trabajo. No dudar ni un momento y tener ese instinto de ayuda grabado. Son muchos los enfermeros que han experimentado este tipo de situaciones y no lo han dudado un solo segundo.

Formación para ser enfermera

Tanto para ser EIR (Enfermero Interno Residente), como para estudiar cualquier otro tipo de enfermería, habrá que estar bien preparado. Una formación eficaz, combinada con las aptitudes ya descritas, es la clave para que los estudios sean un éxito.

También hay que tener una buena preparación a la hora de presentarse a las oposiciones de enfermería (OPES). Dicho de otra manera, ponerse en buenas manos..

Cuando hay vocación, se sabe

Está claro que la vocación es algo indudable. Si se tiene, se sabe.

Lo más aconsejable es realizar las prácticas en el ámbito en el que uno se sienta más cómodo. Esta será la primera toma de contacto con el mundo real. Ahí es donde uno se da cuenta de si de verdad ha escogido el camino correcto o no.

Buscar un voluntariado de enfermería también ayudará a ver esta labor con otros ojos. Observar la otra cara de la moneda. Ayudar a las personas que están en países desfavorecidos es una experiencia única para sentirse realizado.

La orientación vocacional es esencial para tomar el camino correcto. Una profesión es algo que acompaña a las personas durante la mayor parte de su vida. Por eso conviene escoger bien.

¡Haz clic para valorar el contenido!
(Votos: 4 Promedio: 3.8)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario